Gracias

Lo que nos inspira - Commento -

Será esta sensación de no haber aprendido nada la que me hace que hoy, suba esta entrada de blog que tenía pendiente.

Cuando salimos del confinamiento y, ante la incertidumbre de bodas, comuniones y eventos aplazados, como no sabiamos qué poner en nuestros escaparates; decidió Ricardo hacer un homenaje a toda esa gente que, miestras estabamos encerrados en casa, salian cada día de las suyas para que no nos faltara de nada, jugándose el pellejo.

Trabajadores de supermercados, carniceros, guardia civil, bomberos, pescaderos, protección civil, fruteros, enfermeras, personal de residencias de ancianos, de limpieza, de tanatorios, farmaceuticas, camioneros... Quizá no estén todos, de acuerdo, pero creo que son una importante representación de los TRABAJADORES ESENCIALES, sin los cuales, "sencillamente" no podriamos vivir.

¿Os acordáis cuando saliais a aplaudir en los balcones a los sanitarios?, pues os confesaré una cosa: yo sólo lo hice dos o tres días, porque sabía que lo que está pasando ahora iba a llegar. ¿Os acordáis cuando nos dimos cuenta, que una cajera del súper, es tan importante, respetable y necesaria para nuestra subsistencia como un cirujano, un granjero o una limpiadora?.

He tardado en subir esta entrada porqué no encontraba el momento. Pero será esta sensación de hartazgo, de vernos enfrentados por nimiedades (sí, nimiedades porque al final, somos nosotros los que nos jugamos nuestra salud y nuestro pan y no los políticos). Será este bajón al escuchar que hay niños a los que hacen de lado en los colegios por haber estado aislados en sus casas y comprobar que todo esto, lejos de hacernos mejores personas, nos está haciendo quizá peores. Será que este año me tengo que conformar con ver a mi familia en Asturias dos veces al año, en el mejor de los casos, suponiendo que salvemos la navidad. Y preguntarme si sirve para algo el que unos pocos renunciemos a tanto a cambio de que otros, no sólo no renuncien, si no, que ni se comporten. Será que tengo derecho a estar triste y así lo digo, no sólo voy a compartir lo bueno.

Pero tranquilos, que no cunda el pánico, mañana será otro día y saber que toda esta gente volverá a estar ahí, al pie del cañón, si de nuevo hiciera falta, me reconcilia con el ser humano. Por eso, desde este blog os vuelvo a reiterar, una y mil veces, la palabra que más me gusta del castellano: GRACIAS.

Gracias
Gracias
Gracias
Gracias
Gracias
Gracias
Gracias
Gracias
Gracias
Condividi 
Post precedente